Cada comienzo de año se convierte en el momento perfecto para fijarnos nuevas metas. Sin embargo, la mayoría de personas alrededor del mundo suelen olvidarlas o darse por vencidos a las pocas semanas de haber iniciado.

Dentro de las metas más comunes están comer más sano, bajar de peso, hacer ejercicio, dejar de fumar, conseguir un nuevo empleo, estudiar algo, ser más ordenado, pasar más tiempo con la familia, pero ¿y qué pasa con las metas financieras?

Este año queremos que también pensés en tus finanzas y logrés hacer cambios positivos, pues si cambiás la manera en cómo manejás el dinero, podrías cambiar tu vida entera. A continuación, te presentamos 7 ideas de metas financieras que vale la pena fijarse este 2018:

1. Hacer tu presupuesto cada mes

metas financieras

Sin un plan para nuestro dinero, siempre sentiremos que éste se va de nuestros manos. Hacer un presupuesto quiere decir darle un destino con propósito a cada centavo ganado. Poné todos tus ingresos y restá todos tus gastos (incluyendo los pequeños), dejando un espacio para el ahorro.

2. Cumplir ese presupuesto

metas financieras

Sabemos que suena lógico, pero es necesario recalcarlo: no se trata solamente de hacer el plan para tu dinero, sino que es necesario también seguirlo, sino el primer paso no habrá servido de nada. Para cumplir con tu presupuesto mes a mes y día a día, es necesario que:

  • Antes de gastar, volvás a tu presupuesto y veás cuánto dijiste que ibas a gastar.
  • Después de gastar, anotés al lado de tu presupuesto cuánto gastaste en realidad.

3. Recortar gastos en 2 ó 3 categorías

La mayoría de personas nos acostumbramos fácilmente a gastar todo el dinero que ganamos y, con cada incremento salarial, solemos gastar más, no ahorrar o invertir más. Pero, ¿qué pasaría si nos propusiéramos más bien reducir algunos gastos? No tiene por qué ser un recorte sustancial o en algo necesario, pero todos tenemos gastitos y gustitos que nos damos en los que sí podríamos bajar 5% a 10% y destinarlo a otros rubros: pago de dudas, compras importantes o ahorro.

4. Reducir o salir de deudas

Idealmente, tu meta debería ser salir de deudas, pero esto será posible en dependencia del nivel de endeudamiento que tengás. Si tu deuda es muy alta, sé realista y no te propongás algo que no podrás cumplir. En cambio, tu meta podría ser salir de tu deuda más pequeña, la más grande o la de la tasa de interés más alta. Es muy importante que tu objetivo sea realizable, pero que al mismo tiempo implique un verdadero esfuerzo de tu parte.

5. Empezar tu fondo de emergencia

metas financieras

Las emergencias llegan en cualquier momento… de hecho, suelen aparecer en nuestra vida en el momento menos indicado. Un fondo de emergencia es un colchón, equivalente a más o menos 3-6 meses de gastos indispensables, del que podás echar mano en momentos de mayor necesidad. Por ejemplo: desempleo, enfermedad, o accidentes.

6. Invertir en vos

Este año sería bueno que hicieras algo bueno para avanzar en tu carrera. Si te encanta tu trabajo y te ves allí durante los próximos años, encontrá algo que podás hacer para mejorar la estabilidad de tu carrera y prepararte para el próximo paso. Buscá una clase que podás tomar para obtener habilidades adicionales o para prepararte para ascender a una posición más alta en la empresa.

7. Pensar en tu viejito interior

metas financieras

Aunque nos parezca lejano, todos llevamos un viejito viviendo por dentro que cada día está más cerca y solemos pensar en esa persona cuando el retiro ya se encuentra muy cercano. Entre más temprano comencés a ahorrar para tu futuro-yo, menor será el monto que deberás destinar cada mes.

¿Qué te parece estas metas financieras? ¿Has intentado algunas de ellas en el pasado? ¿Cuál(es) usarás como meta este año?