Sabemos que la vida se ha vuelto un poco más costosa con el paso del tiempo y esto nos ha hecho a todos empezar a disminuir gastos y a manejar de una mejor manera nuestras finanzas. Pero muchas veces lo hacemos sin organizarnos, o bajo métodos que nos terminan ajustando al final de la quincena, o que simplemente nos hacen sentir que “por ahorrar no nos alcanza”. 

Hoy te queremos enseñar nuestros pasos para preparar un presupuesto y que esto te ayude a ordenarte y a vivir mejor:

1. ¡La decisión la tomás vos!

Si estás leyendo esto, seguramente te interesa hacerlo.

Cada quién decide cómo manejar su dinero y cómo ordenarse, en este caso nosotros lo que queremos es invitarte a que des un paso para que sin importar cuál sea tu ingreso, podás ahorrar, invertir y mejorar la manera en la que vivís. 

Si querés hacerlo, seguí leyendo.

2. ¿Cuánto ganás?

 Esa es la primer pregunta que tenés que responderte para empezar a preparar tu presupuesto. Para muchos es más sencillo porque tienen un ingreso fijo, y si ese es tu caso, sabés muy bien cuánto te llega a tu cuenta bancaria cada quincena o mes a mes. 

Pero si sos un trabajador independiente, te recomendamos determinar una cantidad de ingreso recurrente mensual promedio según tus últimos 6 o 12 meses de trabajo.

3. Hacele números a las deudas

Si tenés deudas pendientes, o sabés que mensualmente tenés que cumplir con el pago de estas, determiná tu gasto mensual basado en la cifra que tenés que pagar. Normalmente este dato lo tenemos muy presente.

4. Determiná tus gastos mensuales

Analizá cuáles son esos gastos fijos que tenés mes a mes, te recomendamos dividirlos en categorías para que se te haga más fácil. Por ejemplo servicios básicos, auto, hogar, transporte, educación, supermercado, entre otros. De esta manera es más fácil saber cuánto es lo que gastás por categoría y podés sacar un promedio más exacto para tu presupuesto.

5. ¡De vuelta a la matemática básica!

En un cuaderno u hoja de Excel realizá el siguiente proceso:

(Cuanto ganás) – (Lo que debés) – (Lo que gastás) = Tu saldo disponible

 

6. ¿Cuánto te queda?

Según el resultado que obtengás, vas a ver si estás gastando más o menos de lo que deberías. En una realidad ideal, lo mejor es que estés viviendo de tus posibilidades económicas, pero si ves que no es así, te recomendamos hacer ajustes en tus gastos para que podás vivir mejor.

7. Ajustá, ajustá y ajustá

Hay una ley en la vida y es que siempre se puede estar mejor. Ya sea que tu resultado arriba sea positivo o tal vez no, te recomendamos ajustar los gastos de las categorías que creaste anteriormente. Sabemos que los alimentos o el transporte puede ponerse más caro con el tiempo, pero siempre podés encontrar una manera en la que sea posible ahorrar y estabilizar aún más la manera en la que invertís tu dinero.

Te recomendamos hacer este proceso cada cierto tiempo para ir acorde a los precios del mercado. Además ajustarte si tuviste un ingreso salarial nuevo o un aumento que te permita mejorar tus cuentas.

8. ¡Tu presupuesto es la ley!

Hacete la idea que salirte de tu presupuesto es como romper una ley del estado, y si lo hacés… pues el resultado seguramente no va a ser el mejor para vos. Seguí tu presupuesto, respetalo, sabé que es lo mejor para vos y te ahorrara tiempo y dinero a largo plazo. La disciplina y el auto control son claves, pero sobre todo las ganas de querer estar mejor.

Sabemos que el proceso de armar tu presupuesto puede ser tedioso o que sea complicado al inicio, pero nosotros en Kuiki además de ayudarte a acercarte fácil a lo que querés, creemos en darte la guía económica para una mejor vida. Animate a seguir estos pasos y vas a ver un cambio positivo en tu vida.

Y si no formás parte de nuestra familia Kuiki, descargá el app para iOS o Android y acercate fácil a lo que querés.

¿Necesitás ayuda?