Empecemos este blog diciendo: ¡CLARO QUE SÍ!

Ser un aficionado de los videojuegos muchas veces ha sido tachado de pérdida de tiempo o de que sos un vago(a) que pasa tirado en un sofá por horas. Por eso hoy venimos a darte unas buenas razones para motivarte a seguir jugando, eliminar ese paradigma e invitar a quienes les gustaría empezar a jugar a que lo hagan.

6 razones por las que jugar videojuegos es bueno para vos:

1. Cumplís objetivos

Desde tener que aprender a jugar en los tutoriales del juego, hasta vencer al “final boss”, te estás enseñando a cumplir objetivos dentro del mismo videojuego. 

Si querés que tu personaje esté bien equipado y conseguir avanzar de niveles, tenés que ponerte metas y cumplirlas para ser un gran player 1. Aprender a aplicar esas filosofías de juego en tu vida real te convierten en una persona objetiva y con ganas de ser mejor en todas tus áreas.

2. Capacidad de atención y trabajo en equipo

Los fanáticos de los shooters saben de qué estamos hablando 🙂 Estar en un campo de la Segunda Guerra Mundial o en un planeta futurista en llamas te hace estar atento a tu entorno, a velar por tus municiones y hacer que tus movimientos valgan la pena. Básicamente te volvés un estratega que juega por y para tu equipo. 

Al final de la partida lo que vale la pena es que tu equipo salga ganador y saber que diste lo mejor para apoyar a los tuyos. Parece una charla motivacional, pero SÍ, ESTAMOS HABLANDO DE VIDEO JUEGOS.

3. Ejercitás la mente

La estrategia y la buena memoria son claves para muchos de los juegos que están de moda en este momento. Sabemos que no querés parecer un “noob” en las partidas online, por eso memorizar bien tus habilidades, contabilizarlas y creer en vos a la hora de jugar es esencial. Todo esto es un estimulante mental que te ayuda a ejercitar la mente y por ende te ayuda a tener una buena memoria. 

Aplicar la buena estrategia y ejercicios de memoria en video juegos, fortalece la agilidad con la que pensás y trabajás con la mente durante tu día a día y así tampoco parecés un “noob” en la vida real.

4. Impulsás tu conocimiento de la historia

Todos hemos estado en una conversación de jugadores en la que surge el tema de que los videojuegos repasan los sucesos más importantes de la historia, ¡y es cierto!.

Muchos juegos nos enseñan historia griega, nos ponen en contextos políticos tanto de la Primera o Segunda Guerra Mundial, nos ayudan a entender desde una manera entretenida a los grandes personajes de la historia y esto los convierte en una herramienta adicional a la educación. Hacen más interesante las clases de estudios sociales, cultura o de historia del colegio y la universidad.

5. Creatividad

Desde crear la apariencia de tu personaje, ponerle nombre, definir la forma de tu guitarra, ponerle aros negros a tu carro de carreras, escoger si querés ser “sniper” o un “frontman” de batalla, ser mago o guerrero escudero… todas estas decisiones impulsan tu creatividad y las ganas de ser diferente en lo que hacés en tus videojuegos, por ende, también te motivan a marcar la diferencia con tu creatividad en la vida real.

6. Es divertido

¡Esta es la razón más importante de todas! 

A fin de cuentas amamos los videojuegos porque son un escape divertido de nuestro día a día. Una hora de jugar con tus amigos online o de jugar solo y romper tus récords. Te va a poner una sonrisa en tu cara y además te va a despejar y des-estresar. Ser “gamer” es divertido y tener la oportunidad de pasarla bien haciendo algo que te gusta vale la pena cada segundo frente a tu pantalla. 

Nosotros en Kuiki sabemos que este estilo de vida es importante para vos y reconocemos cada uno de los puntos que te mencionamos arriba. Por eso al formar parte de nuestros usuarios, tenés el beneficio de encontrar lo último en videojuegos en nuestro nuevo catálogo de tecnología y gaming para vos. Ingresá aquí para que podás verlo y disfrutar de las mejores consolas y juegos con la mejor forma de pago del mercado.

Y si no formás parte de nuestra familia Kuiki, descargá el app para iOS o Android y acercate fácil a lo que querés.

¿Necesitás ayuda?