Terminó el año, la fiesta, la comilona, los regalos y ahora viene la pesadísima cuesta de volver a ponernos en forma económicamente para hacerle frente a otros 366 días… ¿Bonita forma de motivarte no?

¡Pues nada de eso es cierto! Sí, acabó el 2019, pero eso no tiene porqué significar que las cosas bonitas se fueron con el año viejo y mucho menos que enero vaya a ser una montaña empinada que subir, ¡PARA NADA!

Todo es cuestión de comenzar tranquilos, dejar de lado un poco el jolgorio y concentrarnos en comenzar con el pie derecho el año. Por eso en Kuiki te tenemos algunos consejillos para que esto se te haga mucho más fácil.

Comencemos.

 

Papel y lápiz.

El primer paso es muy sencillo y te servirá tanto para controlarte con los gastos, como para hacer proyecciones de lo que podés gastar y ahorrar.

Se trata de anotar en una lista: a un lado los gastos que tenés y al otro la plata con la que contás. Con este paso podrás reconsiderar algunos gastos innecesarios, o qué se pueden aplazar e identificar los más urgentes.

Ahorrar, divino tesoro.

¿Sabías qué hay gastos que podés transformar en un ahorro? Como por ejemplo el mantenimiento de alguna propiedad o tomar medidas en tu hogar que te permitan guardar dinero destinado a los servicios, el agua, la luz, el cable etc.

La idea es seguir pagando los compromisos, pero reducir las tarifas para que ahorrés dinero que después podés destinar a otro gasto o imprevisto.

Un chanchito por aquí por favor.

No nos referimos a seguir comiendo, si no más bien al chanchito del ahorro.
Ponete una meta de ahorro para todos los meses a partir de enero. Tomá una parte de tus ingresos y guardala en una cuenta de ahorros, o en un chanchito, bajo el colchón, en una botella, ¡dónde querás! La idea es que lo hagás de alguna manera. Te puede salvar de muchas emergencias durante el año.

¿Quedó algo de diciembre?

¿Te sobró algún bono de fin de año o de tu aguinaldo? Pues usalo de manera  inteligente, ya sea invirtiéndolo en gastos, proyectos o en abonar a tus deudas.

¿Te parece loco pensar en eso desde ahora? Pues te aseguramos que de aquí a unos 11 meses, te parecerá la mejor idea de la vida.

Listo con los consejos. Ah no, esperen. Nos falta el más importante de todos.

Tu fiel amigo, Kuiki.

No olvidés llevar en tu celular tu crédito Kuiki con el app, para ayudarte con esos gastos escolares o gustos del verano que querés darte en esta época y pagarlo en cuotas mensuales.

Kuiki App para Android  | Kuiki App para iOS